fbpx

Tiempos que no volverán

Los niños de esta generación no comprenden cómo hacíamos los adultos para vivir sin celular, sin computador, sin tablet, sin Ipod, sin Wii, sin Nintendo, sin Play.

por | Jun 14, 2020 | Medellín Crítico

A veces recuerdo la forma en que me divertía cuando era pequeña, en esos momentos me embarga la nostalgia. Creo que en épocas pasadas, divertirse era más simple. Ahora en la actualidad jugar tiene que ver más con estar solo y con poseer infinidad de aparatos electrónicos.

Los niños de esta generación no comprenden cómo hacíamos los adultos para vivir sin celular, sin computador, sin tablet, sin Ipod, sin Wii, sin Nintendo, sin Play y aunque estas ayudas tecnológicas facilitan nuestro trabajo, nuestras relaciones, nuestros estudios, no estoy tan segura que hagan nuestra vida más fácil, a la hora de jugar.

Cuando yo era pequeña, solo necesitaba salir de mi casa para encontrarme con un mundo de juegos callejeros, amigos, entretenimiento, diversión, y sin pasar de mi cuadra. Muchas personas de mi generación recuerdan aquellos juegos de antaño, que nos entretenían hasta las diez de la noche, que era cuando generalmente nuestros papás salían al balcón o a la puerta de la calle y con un grito como éste: “Marcelaaaaa”, le ponían fin a un día entero de diversión.

Hasta las diez…

Recuerdo con especial cariño juegos como “Yeimy”, que consistía en reunirse con más de 10 amigos, dividirlos en dos grupos, ponerle nombre a cada equipo, conseguir la materia prima para el juego: 10 o más piedras planas de diferente tamaño, para luego crear una torre(cual torre de Babel, pero más difícil). Posteriormente, esta torre era derribada por el equipo contrario, usando una pelota (de letras como la de Andrés López) y acto seguido, los integrantes del equipo “derribador” salían corriendo para protegerse del equipo “defensor” que los poncharía uno a uno sin piedad, hasta que algún compañerito intrépido y audaz, volviera a armar la torre, esquivando los pelotazos y pudiera gritar al final, con un aullido lleno de esfuerzo y orgullo: “Yeimyyyyyyyy”. Y así ganar la partida. Este despliegue de estrategia y coordinación, se repetía una y otra vez hasta que fueran llegando las diez.

Besitos con esfuerzo

Para los más osados o mejor, para los más coquetos, existía un juego que me arriesgo a pensar que casi todo el mundo jugó en su niñez, claro que con variaciones según su entorno, y era: “Chucha Americana”. Lo curioso es que este juego siempre era propuesto por el amiguito al que le gustaba alguna de las amiguitas, porque de esta forma, encontraba la excusa perfecta para darle un besito. Sí señor, los besitos en mi tiempo no eran ofrecidos, eran ganados con es fuerzo.

¡Qué dolor!

Y cómo no hablar del “Ponchado”, en donde se escogían dos niños que tenían la dura tarea de ponchar (pegarle con la pelota a los demás, ojalá en la espalda o en las piernas, que era donde más dolía) y así, ir eliminando a uno por uno de los valientes competidores. En este juego no existían roles, ni géneros, ni sexo, todas las personas eran ponchadas sin piedad, así como diría una amiga mía: “Con equidad”.

La convocatoria

Las convocatorias para reunir a los participantes, no se hacían por internet, no era preciso utilizar las redes sociales, solo era necesario salir de tu casa, dirigirte a las casas de tus amigos, ubicarte en la acera al frente de la puerta y gritar sin descanso su nombre, hasta que él apareciera o en su defecto la que abría era la mamá, que contestaba siempre: “Él no ha terminado las tareas” y ante esa respuesta nuestra carita cambiaba, nos inundaba una profunda desilusión, pero una hora más tarde, veíamos aparecer triunfante a nuestro amigo, que resolvió todos los problemas de matemáticas, con solo escuchar nuestra voz.

La mejor receta

Nosotros, en mi tiempo, no íbamos a McDonalls, ni al centro comercial. Nosotros, en mi tiempo, hacíamos “Fritangas”. Estás delicias de grasa consistían en reunirnos y definir quién le pedía qué a su mamá. Ósea, a mí me tocaba traer siempre las salchichas, a otro amiguito, que no quiero mencionar (para no herir su susceptibilidad), siempre le tocaba la sal, y los demás tenían que arriesgarse a pedirle a sus mamás, papas y aceite en cantidad. El resultado, una porción de papas “A la Francesa” término medio, no, mejor medio crudas, embadurnadas de aceite, con salchichas finamente picadas (de a dos pedacitos por porción). Les puedo asegurar que son las papas más deliciosas que me he comido en la vida, pero no por su sabor sino por el esfuerzo y dedicación.

¡Ah…qué tiempos aquellos…Aquellos que no volverán…

 

<H2><a href="https://www.antioquiacritica.com/author/buritica/" target="_self">Marcela Buriticá</a></H2>

Marcela Buriticá

Periodista- Especialista en Comunicación Política Soy una mujer comprometida con los procesos sociales para lograr el proceso material, intelectual y cultural de nuestra sociedad.
Con realidad virtual, videojuegos y producción musical, se mejoran los conocimientos en tecnología de 600 jóvenes de Medellín

Con realidad virtual, videojuegos y producción musical, se mejoran los conocimientos en tecnología de 600 jóvenes de Medellín

Como apoyo al ecosistema emprendedor de Medellín, la Administración Distrital inició la capacitación de 600 jóvenes de instituciones educativas en temas digitales para que así accedan a conocimientos y herramientas que fortalezcan sus emprendimientos e interactúen en nuevas dinámicas.

leer más
Estudiantes del Pascual Bravo diseñan prendas de vestir que se adaptan al ritmo de crecimiento de los niños

Estudiantes del Pascual Bravo diseñan prendas de vestir que se adaptan al ritmo de crecimiento de los niños

Como aporte a la evolución de la industria textil, estudiantes de Tecnología en Gestión del Diseño Textil y de Moda de la Institución Universitaria Pascual Bravo, adscrita a la Alcaldía de Medellín, crearon prendas que se adaptan al crecimiento de los niños.

leer más

Medellín es una de las finalistas del concurso We Love Cities por su compromiso con el medio ambiente y el cambio climático

Medellín hace parte de las finalistas de We Love Cities, el concurso de ciudades de mayor alcance en el planeta que reafirma el compromiso con el desarrollo sostenible. La campaña invita a personas de todo el mundo a votar y apoyar iniciativas de sostenibilidad, así como a enviar sugerencias en dichos temas.

Con cuentos y caricaturas, la Fiesta del Libro y la Cultura llegó a 170 niños, niñas, adolescentes y jóvenes de poblaciones vulnerables

Con una agenda de dos días, en los que más de 170 niños, niñas, adolescentes y jóvenes – NNAJ recibieron libros y participaron en actividades de lectura, cuentería, construcción de textos sobre sus historias de vida, talleres de dibujo y creación de caricaturas.

84 % de las personas reportadas como desaparecidas al 123 Social regresan a sus hogares, según la Ruta Urgente de Búsqueda

Gracias al trabajo de la Ruta Urgente de Búsqueda de Personas Reportadas como Desaparecidas de la Alcaldía de Medellín, en articulación con las familias y los entes de control, de 2020 a la fecha, 684 personas (equivalente al 84 %) han regresado a sus hogares, 50 fueron encontradas sin vida y continúan 76 investigaciones.

Con cambio de sede, Buen Comienzo mejoró las condiciones de atención para 180 niños y niñas de la comuna 8-Villa Hermosa

En espacios más amplios y con zonas verdes, salas de desarrollo y juegos en óptimas condiciones, 180 niños y niñas de Buen Comienzo continuaron recibiendo  atención, luego de que se hiciera efectivo su tránsito a una nueva sede y de que sus anteriores centros infantiles fueran cerrados ya que eran lugares muy pequeños para la prestación del servicio.

Buen Comienzo continúa con la aplicación de horarios flexibles para llegada y salida de los niños y las niñas del programa

En respuesta a las necesidades de familias con trabajos informales y que no cuentan con redes de apoyo para el cuidado de los niños y las niñas, la Alcaldía de Medellín, a través de la Unidad Administrativa Especial Buen Comienzo, creó la modalidad, denominada flexible, que consiste en ofrecer el servicio de atención con la particularidad de que los usuarios eligen la hora de entrada y de salida de las sedes.

A %d blogueros les gusta esto: