fbpx

La Epopeya de la Pizza Maldita

Corría la época en que me hallaba atrincherado en mi penúltimo empleo, y como un moderno Prometeo, me había comprometido con tres amigos a agasajarlos con un festín culinario

por | Sep 21, 2023 | Opinión

Corría la época en que me hallaba atrincherado en mi penúltimo empleo, y como un moderno Prometeo, me había comprometido con tres amigos a agasajarlos con un festín culinario a cargo de mi último salario. No obstante, lo que ellos ignoraban era que el tan anhelado pago se hallaba extraviado en las penumbras burocráticas, ¡y dos meses se consumieron antes de que este arribara! Este insólito retraso, el cual podría haber sido escrito por los dioses del absurdo, preanunciaba una crónica que oscilaría entre el cómic y el drama.

El día de la redención por fin llegó, pero yo, en medio de mis deberes laborales y persiguiendo quimeras, me encontré en un desdén que me imposibilitaba unirme a la festividad y al convite que mis amigos aguardaban. Fue entonces cuando, cual epifanía en medio de un vendaval de pizza y jamón, se me ocurrió la solución: ¿por qué no invitarlos a devorar una pizza hawaiana? Después de todo, nos habíamos vuelto adictos a la amalgama de piña y jamón.

Pero el pago retrasado, la invitación demorada y mi amigo, el destinatario de la consignación, quien se había convertido en un hombre de faena y responsabilidades, enfrentó un laberinto tecnológico al intentar ordenar la pizza. En su desesperación, buscó la aplicación «Dydy Fud» en la tienda de aplicaciones, cuando, en realidad, se trataba de «Didi Food». La combinación de estos percances gestaba un desenlace que coqueteaba con lo trágico.

No obstante, lo que el lector desconoce y a lo que me referiré como un «spoiler» adelantado, es que la odisea que estaba a punto de desarrollarse tenía su raíz en una peculiar razón: unos pocos gramos de coca, que habían convertido ese día en una montaña rusa de absurdos.

Al no encontrar la pizzería de nuestra preferencia, mi amigo, en un acto de decisión audaz, optó por solicitar arepas rellenas, esas que ostentan el pomposo nombre de «Arepas Rellenas de Amor», aunque, para ser honestos, contenían todo menos amor: carne desmechada, chorizo, chicharrón, hogao, queso fundido y guacamole. Pero, oh ironía suprema, ¡las arepas también hicieron esperar su entrada!

Las arepas que finalmente arribaron estaban incompletas, y mi amigo se sacrificó al distribuir las porciones restantes entre los demás, no sin antes informarme que él, en efecto, saborearía su arepa el viernes, postergando su deleite para el último día laborable de la semana. Después de todo, una invitación a comer es una invitación, ¿no?

Sin embargo, la falta de comunicación desencadenó un inesperado episodio de acritud entre amigos. Uno de ellos, en un acto de protesta que podría considerarse exagerado, arrojó un billete al suelo en señal de desaprobación. Las mentes de ambos hombres, inflamadas por la frustración, tramaban venganzas dignas de una ópera italiana. No obstante, se abstuvieron de llevar a cabo sus maquinaciones, conscientes de que sus lúgubres planes no podrían escapar a las omnipresentes cámaras de vigilancia. Sus mentes, ebullentes, no estaban precisamente concentradas en el trabajo, lo que resultó en un intercambio de palabras en el que uno tildó al otro de «indelicado».

Así, casi como en un sueño febril, estuvimos a punto de presenciar una confrontación mortal en una sala de dos por dos. Sin embargo, hasta la fecha, la única hostilidad palpable entre estos dos amigos se manifiesta en miradas recelosas y maldiciones mentales lanzadas a escondidas.

Debo aclarar, en honor a la transparencia, que el amigo encargado de gestionar la pizza y posteriormente las arepas, no pudo comer en ese día fatídico debido a que llevaba consigo una cantidad apreciable de coca para su jornada laboral, calculo que rondaba los 500 gramos de ede alimentos.

De este modo, por causa de una pizza y una comunicación defectuosa, estuvimos al borde de presenciar una trágica epopeya que podría haber concluido con las sirenas de las ambulancias y los patrulleros resonando como una banda sonora dantesca. Prometo, para la próxima, llevaré tanto la pizza como la Coca-Cola, en un intento desesperado por evitar cualquier estallido de violencia.

TEMAS RELACIONADOS

<H2><a href="https://www.antioquiacritica.com/author/daniel-largo/" target="_self">Daniel Largo</a></H2>

Daniel Largo

Soy un sociólogo apasionado por la comprensión de las sociedades modernas; mi enfoque es humanista, y este se ve reflejado en mi compromiso con los derechos humanos. Analizo hechos sociales, especialmente en el ámbito político y electoral. Creo en la justicia social y desde la comunicación, creo que podemos fortalecer la democracia si los ciudadanos pueden acceder a información veraz y crear su propio criterio. #MedioAmbiente #DDHH #Humanismo #Ciencia_Tecnología
BANNER PAUTA

Conectémonos en …

Te puede interesar

Sigue leyendo lo más reciente

Extorsionistas de La Inmaculada serán trasladados a la Dijin

Extorsionistas de La Inmaculada serán trasladados a la Dijin

Entre 20 y 30 reclusos, identificados como los principales promotores de extorsiones desde las cárceles y que afectan a comerciantes y ciudadanos del Valle del Cauca, serán trasladados a un pabellón especial de la colonia agrícola de Acacías. Así lo anunció el...

envalentonados

Envalentonados contra el Gobierno

La retórica parece simplificarse hasta convertir cualquier acción gubernamental en un acto repudiable. Están envalentonados solo porque el gobierno no ha logrado masificar su mensaje.

La necesidad imperante de un tercer medio para romper con el monopolio informativo de El Colombiano

El monopolio del colombiano les permite defender y atacar a discreción a cualquier persona, Antioquia necesita un tercer medio que sirva de contrapeso»

Esteban

Desafíos y equilibrios políticos en Colombia: gobiernos locales de derecha en un contexto nacional de izquierda<

En Colombia, la coexistencia de liderazgo de izquierda a nivel nacional y gobiernos locales de derecha plantea desafíos y oportunidades complejas, es importante analizar los desafíos y equilibrios que esto conlleva.

dalai lama

El Dalai Lama y el Tíbet: desafiando la imagen idealizada impuesta por occidente

Desenmascarando mitos, la realidad del Tíbet revela el controvertido papel del Dalai Lama en un sistema feudal y esclavista.

Largo

El dilema entre revanchismo y oposición constructiva en Colombia

Este dilema tiene implicaciones directas en la vida de los ciudadanos, especialmente en un país con problemas acuciantes como la pobreza extrema, el desempleo, la violencia de género